Aerosol para volar

Aerosol para volar

 

Los graffers son miembros de la tribu urbana crew. Se dedican a pintar murales y son los responsables de que los graffitis se estén desprendiendo de los muros callejeros para empezar a lucirse en los museos.  

 

Colectivos, trenes, subtes y hasta autos son víctimas de sus cazadores: los graffers. En cualquier ciudad del mundo, estos artistas utilizan los aerosoles para inundan de color los espacios públicos. Desde los años 60, década del nacimiento del graffiti como arte urbano, ha estado en constante evolución dentro del imaginario social. Ahora son varios los museos de alto prestigio que albergan en sus paredes, el arte callejero que por muchos años fue considerado vandalismo.

En la época de máxima proliferación de distintos grupos, en Estados Unidos en el Bronx una nueva tribu urbana nacía: los crew. Desde sus orígenes estuvo íntimamente ligada con el mundo suburbano y por sobre todo con el Hip-Hop. En Argentina, este tipo de música impulsó el movimiento en 1984 a partir del regreso de la democracia.

Fieles a su nombre los crew, que significa grupo o pandilla en inglés, manejan ciertos rituales. Además de las competencias intra e iterbarriales que realizan, estos grupos de carácter clandestino son poseedores de uno de los lenguajes de mayor impacto sobre la sociedad: el graffiti. En realidad, este tipo de expresión es una de las tantas ramas del Hip-Hop, al igual que el Break Dance, el Dj y el MC o rapers. 

Los principales centros son New York, Berlin, Madrid y Sao Pablo. Las grandes metrópolis son los lugares propicios para su manifestación y son consecuencia de su nacimiento. El arte de las crew, ilegal y perseguido, está comenzando a ser valorizado por los centros de elite cultural: los museos. El aerosol como materia prima se está trasformando en una de las principales técnicas artísticas de nuestro siglo que, justamente, su liberalidad y espontaneidad hacen de él un pasaje para el vuelo.  Sumergidos siempre dentro del debate de la ilegalidad y la legalidad, diferentes fueron las políticas de distintos países para evitar, sin éxito, que estas tribus siguieran manifestándose en las paredes públicas. “Es inevitable censurar la expresión popular”, dice Mariano Luque alias Non Plut miembro del “red blood crew”.

Sin embargo, este tipo de expresión cada vez está ganando más legitimidad en nuestra sociedad. La última exposición en el Centro Cultural Recoleta que reunió artistas callejeros de Italia y Argentina, muestra en su título el cambio que se está dando en la concepción de este arte “Del graffiti a la pintura, de la calle al museo”. Esta tendencia también se refleja en otras partes del mundo. En Sao Pablo por ejemplo, el gobierno cedió varios metros de pared para la libre expresión.

Cada witter o graffer tiene su propia firma. Para Lelia Gándara, autora de numerosos artículos sobre la semiología de los graffiti, el tag (firma) tiene “un carácter identitario”. Por un lado “es expresión de pertenencia” y, por el otro, es “expresión de alteridad”. Sin embargo, la autora agrega que también “implica marcar un territorio”.

Graffitis callejeros de “Some Crew”. Fuente: Esperanza Ordoñez.

Los crew se reúnen en las plazas de sus barrios. Generalmente, se identifican con un nombre grupal como los “INK” crew y los “Disagree” crew dos pandillas de Ramos Mejía. Se cambian el nombre y se llaman por su apodo. Componen música, bailan y hasta hacen certámenes en los que se desafían para comparar talentos. Lejos de acercarse al spanglish mexicano, en su lenguaje mezclan códigos del inglés y el español. Todo en su vestuario es exagerado; visten ropas grandes y zapatillas gigantes.

El street art es pluralidad de voces por este sentido de pertenencia. Pero siempre es reflejo de una visión individual. De allí que los temas son tan variados y van desde la denuncia social, pasando por la crítica política hasta llegar a alguna declaración amorosa. En general, trabajan en grupos también como mecanismo de protección, ya que muchas veces pintan de noche.

Existen diferentes técnicas como el stencil, el pasting el graffiti y los murales. “¿El lugar indicado para pintar? Cualquiera”, afirma “Il Steveo” mientras libera el humo un   pucho. Estas tribus practican su arte, estimativamente, una vez al mes. La baja se frecuencia se debe a que es bastante costoso, principalmente, porque es gratuito a los ojos generalmente es perseguido y en sima no tiene retribución alguna. Un graffer gasta, dependiendo del tamaño y la complejidad del trabajo, como mínimo 40 pesos en hacer algo parecido a las dimensiones de una puerta. Necesita al menos tres aerosoles que están alrededor de los 13 pesos cada uno.

Si bien este movimiento ya lleva varios años en la calle, el estreno del nuevo siglo impulsó su difusión. En Argentina, a partir de la crisis del 2001, los graffitis fueron una forma de manifestación popular predominante ante el quiebre político y social que arrastró a 25.4 por ciento de la población media hasta la pobreza.

“Maskardi” de Nazza Stencil, Centro Cultural Recoleta. Fuente: Esperanza OrdonezEsperanza Ordoñez

Por eso para  Vittorio Sgarbi, uno de los responsables italianos de la exposición de graffitis del Centro Cultural Recoleta, en la sociedad de nuestro tiempo “el arte no puede ser el espejo de una elite”. Para representar la verdad de nuestra realidad “debe representar más que una estética una dimensión antropológica metropolitana del tribalismo urbano”.

El graffiti está volando alto y continúa encerrando la gran paradoja entre lo elite y lo callejero. Los graffers están comenzando a ser considerados artistas. Los muros de los museos hoy se revisten del street art. Es la nueva tendencia que para muchos es “la forma de manifestación del siglo XXI”. Sin embargo, aún siguen siendo existiendo campañas para su erradicación y todavía se escuchan a quienes dicen que son “rayones sucios de la vía pública”.  

 Un callejero artísta

 

Mariano Luque nació en Ramos Mejia y terminó el secundario en el Colegio Santo Tomás de Aquino. Actualmente, tiene tiene 22 años. Es estudiante de Diseño Gráfico de la Universidad de Palermo y está a pocos meses de recibirse.

Pertenece a la tribu Ink crew desde el 2004. Es conocido como “Il Steveo”. Es spraight: no fuma, no consume ni alcohol ni drogas y tampoco come carne. “Hay bastantes como yo, pero igual hay graffers que son todo lo contrario. La gente en general piensa que lo graffers somos drogadictos o estamos en esa movida”, afirma con un aura bastante sosegada este chico de barrio.                                                       Il steveo. Fuente: Il steveo

Su tez es bien pálida. Sus ojos, grises y detallistas, tienen una visión armoniosa y estética de la vida. Sus manos son desprolijas en contraposición de su arte. Hace graffitis desde hace más de cuatro años. Comenta que comenzó a los 14 años “cuando rayaba los márgenes de las hojas de la escuela”. Maneja con gran habilidad y soltura los aerosoles. Además, es fanático de “Racing Club”. No falta a ningun partido, es un hincha de la cancha. Practica skate “de vez en cuando” y asegura que esto lo “libera de energías”. Il Steveo ha dejado sus marcas en más de cinco paredes y asegura que va a “seguir con esto” hasta el día en que se muera.

 

 

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

4 Respuestas a “Aerosol para volar

  1. muy buen escrito, pense que el graffiti, sobre formaciones de ferrocarril, era algo tipico de Argentina, y veo que aqui donde estoy en Alicante, España hay mas que alli

    • esperanzaordonez

      gracias!!! Igualmente solo puse algunas fotos a modo de ilustración nada más, pero los ferrocarriles y los subtes aquí por lo menos están excesivamente pintados

  2. Matias

    Ahora, Ya no Se Puede Andar En skate Por que culpan a Todos, Los Graffiteros La Mayoria Anda En skate, haci Que YO siempre Que Salgo a andar en Skate, Trato de No Graffitear (:
    Si Graffiteo Voy Caminando…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s