138 años en una paleta de color

Pintores y escultores en el aniversario de La Boca

 138 años en una paleta de color

El Gobierno de la Ciudad y el Museo Quinquela Martín homenajearon  el sábado 23  al  barrio más colorido de la capital porteña, con una exposición artística.    

El sol, apenas caído. Los artistas habían olvidado el tiempo. El encuentro estaba programado para las cinco de la tarde, pero los invitados prefirieron seguir el dicho “lo bueno se hace esperar”. Poco más de media hora había pasado cuando de a poco fueron encontrando su lugar al lado del Riachuelo, sobre la avenida Don Pedro de Mendoza. Pintores, escultores y dibujantes desplegaron sus utensillos y empezaron el largo recorrido de la obra.

Hace 138 años, inmigrantes, en su mayoría italianos llegaron  las costas porteñas y, pintando de euforia las paredes de los conventillos, lograron la autonomía del barrio antes perteneciente a San Telmo. El sábado, al igual que en esos tiempos, el laberinto de las calles del Riachuelo se inundó nuevamente de extranjeros, pero esta vez no fueron latinos sino anglosajones.

A lo lejos, una murga despertaba en la memoria de los casi 20.000 visitantes el origen arrabalero de la ciudad costera. Una mole soberbia intentaba atraer a los turistas. Era el escenario que a pesar de ofrecer una amplia gama de espectáculos no logró competir con el encanto de las callecitas pintorescas.

Los escultores comenzaron a modelar los troncos de madera. Poco a poco los tallos toscos y rudimentarios se fueron convirtiendo en expresiones acabadas. Los alfareros movían cada dedo de sus manos con tanta precisión como un punteo sobre las cuerdas de una guitarra.

Artesanos en el Aniversario de La Boca. Fuente: Esperanza Ordoñez

Entre los pintores, Caminito, la tanguera calle de adoquines, fue la protagonista. Los pinceles acariciaban con velocidad acuarelas, oleos para descargarse con volumen y forma en los lienzos vírgenes. “Esta es una linda experiencia porque nos permite trabajar con una materia prima única que es el ambiente festivo popular”, afirma Florencia Ramondetta, una caricaturista joven que trabaja sentada en el piso con las piernas cruzadas, al igual que muchos de sus colegas.

Los espectadores contemplaban paso a paso cada avance en el proceso. Los resultados finales, por supuesto, estaban a la venta. Y, por cierto muy bien valuados, alguno que otro se animó a pedir 600 pesos por un lienzo de 40 centímetros por 50. Casi como en una ronda, en un clima amiguero en donde los mates pasaron de mano en mano, los artistas respondían a cada pregunta y comentario que surgía en medio del público.

Pinturas de Caminito. Fuente Esperanza OrdoñezCaminito

El público estaba desparramado en las calles Iberlucea, Caminito, Malvinas y Pedro de Mendoza. Las cantinas y los bares ofrecían algo más que algo para comer o tomar. El bandoneón fue un invitado especial; La voz áspera tanguera, un condimento autóctono. El folklore no estuvo ausente. Zambas y chacareras zapatearon también al compás de las guitarras criollas.

 Tango en La Boca. Fuente: Esperanza Ordoñez

Tango
 

Los espectáculos estaban abiertos para todos, los precios restringidos solo para los extranjeros. La viveza criolla estuvo atenta al cliente. “Los precios varían según quien compre. En algunos negocios si la persona es de acá se le cobra más barato, pero si es de afuera se le cobra en dólares”, aseguró sin pelos en la lengua Lidia Bitancort una vendedora ambulante de choripanes que trabaja en la Boca desde hace 20 años.

 

 

 

 

En un clima festivo, el público disfrutó de la música el baile y las artes plásticas. Los lugareños quisieron resaltar que su barrio es y será el mejor de todos. Cada tanto se escuchaba un eco de “viva la Boca”. Ese día hasta la Biblioteca Popular estuvo abierta. 

 “Cultura es identidad”, así estaban rotuladas las banderas que cercaban el Riachuelo y que acompañaban en la memoria las raíces argentinas. Y como dijo Antonio Oriana, mientras pintaba un cuadro con su mano derecha y acariciaba con sus dedos su extendida barba canosa, “fue una oportunidad única en donde el pueblo no se acercó al arte, a los museos, sino que fue el arte el que se acercó al pueblo y convivió con él”.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s